24 de enero de 2008

Cuento

Te desprendes del enjambre a la luz de las farolas, peinas las grietas que van desde las venas al asfalto, que recorren el mundo, ingenua figura que te da sombra, que piensa como tú, como tú pensabas antes, como tus memorias acabadas en la separación. Te recoges al lado de una anciana, os miráis en el orden de la moralidad latente, hay manchas en los dibujos del espejo, esperas a quedarte solo en la contemplación, sólo eres tú. Miras, miras, miras…conectado, incomunicado, invisible, dañado.

No hay comentarios: