5 de abril de 2008

Poema VI

Reducida es la eternidad de unos instantes,
que disponemos servicialmente como un manjar a la mesa, unas patatas cocidas, un perro voraz, una grata compañía, la radio...todo parece consecuente y así conceden los privilegios a la presidencia que de un instante a otro se reverencia en gratitud, tras lo cual, reclama su descanso en la eternidad. Será despertado a saber por la biología, y desde fuera parece un semejante.

No hay comentarios: