23 de noviembre de 2010

El vuelo de la Rana

Luiiiiiiiiiiiiiiiiis. Retrocede, gira, vuelca sus ojos. Está a gusto, nerviosamente a gusto.
Y además le agarro la cintura y bailamos y la música es muy Luis.
Le canto, porque me sale y porque me encanta. Estoy viendo muchas estrellas fugaces esta noche, creo que he bebido demasiado.
Se ríe, “No me sueltes”.
—¿Qué?
—Que no me sueltes.
—Glup.
—Glup.

Glup, Glup, Glup, Glup, Glup…

No hay comentarios: