30 de noviembre de 2010

Hoy la ciudad huele mal. Sólo he podido atravesarla corriendo. Cuando mis ojos dejaron de ser brillantes.

No hay comentarios: