2 de marzo de 2011

Futuros demasiado inminentes

Cómo el viento la había arrastrado
hasta aquí, junto a las hojas caídas
extranjeras
van y vienen a su país cada día, creo
que a ella le resulta más fácil que a mi hacer este viaje.
Ella está más cerca, apenas era una voz que desaparecía.
Miento
el frío me tapona los oídos,
en el último vagón, viento y vacío
que dudo, si realmente fue
el comienzo de todo.

2 comentarios:

Marinero en Marte dijo...

tu poema es tan hermoso como la lejanía de un futuro inmediato.

koolauleproso dijo...

Me repito: Tienes talento. Sigue