19 de mayo de 2011

las mismas reglas del juego para nosotros no

¿Puedo quedarme con sus juguetes? Son de mi amigo el Crimen, que se ha enamorao. Sólo quiere casarse, tener hijos y vivir cerca de su padre. Con lo que me gustaba hablar con él, se ha convertido en un novio cinco estrellas. El Crimen ha desaparecido de la faz de la tierra, ahora anda en ésas. Si tú estás feliz yo estoy feliz, le he dicho. Yo tampoco quiero a tanta gente. Como yo lo siento, hoy he estado en su casa y le he visto, tan rodeado de lo nuestro, que no he podido evitarlo; alguien tiene que recoger las sobras.

No hay comentarios: