9 de mayo de 2011

Resumen de actos, entrevistas, recitales y libros; transcripción de sensaciones, euforias, reencuentros y sonrisas


Hace tiempo que no aparecemos por aquí porque la vida fuera nos lo ha dado casi todo. Cada semana, cada día, un acontecimiento. Hemos pasado mucho tiempo juntos. Comenzamos hace un mes a preparar nuestra particular Noche de los Libros, patas arriba, el revés de nuestra oficial presentación de "Hay un lugar" el 2 de diciembre del pasado año en el Café Libertad de Madrid. Finalmente, nos hicimos entender por quienes vinieron a compartir la noche del 27 de abril en el Ateneo de Madrid. Casi cinco meses después hubo menos nervios y una emoción renovada, alegría por las caras nuevas, por los que siempre nos arropan, por lo a gusto que nos podemos llegar a sentir flotando de aquella manera. Fueron mágicos los momentos en que tuvimos nuestro libro en las manos y la mirada del otro en nuestros ojos, con el secreto deseo de que a no mucho tardar comenzaran, a solas, ya lejos, a leernos.


Al día siguiente nos volvimos a encontrar, otra gente distinta, los abrazos de los que sí, también, gracias, han venido un día más, a vernos. Un recital de 20 minutos para ti sola es más más, y todavía, increible. Poner toda la producción, la pequeña, encima de la mesa, pensarse, contemplarse, imaginarse el momento de la noche siguiente, el jueves 28 de abril, en otro punto entrañable de Madrid (y van tres), en el Café Hernán Cortés, el jueves 28 de abril de 2011, grande, de la mano de los gigantes, leer, contar, lo fragil con las caricias, la voz desde la plataforma flotante, y pasar, eso es, de ser pájaro para volar la noche pasada a ser pez y nadar tanto en el tiempo, record por lo mágico por lo fuera de tiempo, por parecer que estás ahí, en el café donde ellos te miran leyéndote, y tú tan lejos, tan fuera, tan llena de agua salada y los ojos abiertos, tanto...


Y queríamos más, esta semana volvimos a encontrarnos, en la librería Arrebato, el viernes 6 de mayo, en la presentación del libro-artista de Pilar Barrios, de nuestra ilustradora, de los dibujos de "Hay un lugar" y de tantas maravillosas ideas que nos sugiere y en las que nos involucra. Su libro es precioso. Parte de un proyecto itinerante que comenzó hace más de cuatro años, que ha llegado hasta nosotros caminando, volando, de mano en mano, a través de múltiples formas y dibujándose una y otra vez en remolinos constantes. Y queremos más, porque nos gusta.


En adelante nos sentimos expectantes, las ideas se apretujan unas al lado de las otras, las palabras que no dejan de salir, las ganas crecen, los libros se suceden, las entrevistas nos divierten, las pequeñas acciones nos unen, la dispersión nos parece saludable, el verano nos saluda y nosotros le plantamos cara a lo que venga y nos ponemos bien morenitos.

Salud, gracias por leer tanto, por leer de verdad, y felices barbacoas!

No hay comentarios: