19 de septiembre de 2011


Quiero mi restaurante llamado Hong-Kong, con la parte de arriba y sus ventanales abandonados, todo corrientes de aire, espacio vacío de techos altos. Luz de la farola al anochecer. Nombre iluminado, color rojo, dragones. Donde hemos perdido tanto.

No hay comentarios: