16 de octubre de 2011

La zona de dolor

No sé porqué me titulo así esta tarde.
Zona de dolor como final del paseo.
Porque después de recorrer calles y calles, nombres ajenos, rostros salvajes, mirar lejos, cansancio de viaje, llegamos siempre, más tarde de lo deseado y, de alguna manera, a ella.
La zona de dolor permanece.
Como lugar conocido y como respiradero.
Llegamos a ese desencuentro sin pensarlo, sin retoques, con una imagen propia en deshuso, con el cansancio, traemos algo de lo rápido, con que nos despedimos, a veces, para siempre.
Sin recordar porqué nos ensombrecemos, ni dónde perdimos, ni cómo nos miramos.

No hay comentarios: