21 de diciembre de 2011

Escribir, de nuevo



Escribir me salva, sobre todo, de los lugares perdidos. Así, destrozándolos. Con dos manitas pequeñas o frías y asesinas.

No hay comentarios: