3 de diciembre de 2011

somos tan...

siempre me han escrito. Siempre. Tanto. Sí postales, sí cartas, sí posavasos, servilletas, fotos, en papeles doblados, notitas, cuentos, poemas, sí todo. Por eso. Ahora. No puedo yo. No puedo más, leeros, leerme, no soy yo. No canto ya. Apenas lloro. Ni recuerdos. Ni penas. No estais. Esos tampoco sois vosotros. Ya no tanto, lloro, personas. No están. Vosotros.

Pero a  mi me toca guardar palabras muertas.

No hay comentarios: