25 de enero de 2012

eso que siempre olvido contaros

Tres, cuatro, cinco libros olvidados, caídos sobre las moquetas. El poeta, los poetas, los que me enamoran, los que recuerdo. Un libro acabado, tres libros a medias y otro en mis piernas alargadas duerme mientras yo lo hago, lo pienso antes de abrirlo, lo olvido, lo sostengo como quiero que él me sostenga. Los libros. Y a veces, también, las personas.

No hay comentarios: