11 de mayo de 2012

Ahora mismo es tan poco emocionante, tanta mente plana.
Las horas sanguijuelas, calor, mesa de trabajo.
No hay manera de escapar como no la hay de aplacar el tiempo.
Sólo puedo pensar en islas.

2 comentarios:

ángel martínez dijo...

punto muerto y acelerando o tratar de comerte todos los marshmallows de un bocado. El mundo no se hizo para el minutero ni para salir sin el abrigo puesto.

María dijo...

¿cambiamos en mundo?