29 de junio de 2012

Para lectores despistaos

Han llegado cinco libros de poesía a casa. Las lecturas para el verano. Por el momento, Jaime Gil de Biedma, Emily Dickinson y Manuel Vilas me convencen lo suficiente para releerlos una y otra vez. No le pido menos a la poesía. Convence tanto, activa el mecanismo del deseo, que un único encuentro con ellos no basta. Tomar el placer como costumbre tampoco está tan mal.

Bienvenidos.

No hay comentarios: