12 de julio de 2012

Reseña de Nosotros los animales, de Justin Torres



NOSOTROS LOS ANIMALES
(We the animals, 2012)
Justin Torres

Editorial Mondadori
© Justin Torres, 2011
© Random House Mondadori, S.A., 2012
© Traducción de Victoria Alonso Blanco, 2012
1ª Edición, Abril 2012
ISBN: 9788439725749
136 Páginas


El escritor americano Justin Torres se deja la piel en esta novela para remontar el pasado desde la infancia de tres hermanos, la dureza de las circunstancias en las que viven y cómo, a través de la niñez, le arrancan los buenos momentos. Sin perder la inocencia por lo contado, el narrador nos habla ya desde otro lugar que no cuenta, que ya no importa. Es desde ahí el único lugar desde el que se puede contar una historia como ésta. "Nosotros los animales" crea la atmósfera necesaria en la que situar los momentos previos a la pérdida de la niñez, cuando ésta tiene un destino cruel al que se acercan sin remedio.

"Nosotros los animales" es novela contemporánea. De ella destacan una narrativa llena de pequeños aciertos, una estructura rasgada y sólida, unos personajes entrañables, llenos de contradicciones, faltos de cariño, y una historia que nos sobrecoge por su desasosiego y la ternura desde la que nos habla.

La sensación de desnudez e indefensión ante lo de fuera; los frágiles trabajos del padre y de la madre, la falta de empleo, de recursos económicos, la pérdida de sus orígenes, su incomprensión, su juventud, su agujero negro, frente a la fuerza que irradian los cinco personajes del libro cuando están juntos; bajo el techo de la casa familiar o dentro del coche, tan cerca de las medianas de carretera, del abandono de unos en otros y de unos a otros. La relación de los tres hermanos canalizada a través de los juegos y la libertad ante la falta de normas, el aspecto salvaje de su madre, la caracterización animal del padre, el rol de cada hermano respecto de los otros, formando vínculos intensos, desgarradores.

La novela se desenvuelve con gran soltura hasta cruzar la mitad del libro, y cuando parece que va a estancarse en algo tedioso que no va más allá de la pura anécdota de aventuras infantiles más o menos asombrosas, recupera la fuerza para llevarnos a un desenlace consecuente y grave, que deja la historia en lo alto, y al lector en lo más bajo, repasando desesperado páginas anteriores, buscando dónde quedarse en el camino, agazapado en algún destello de sentido de los que su autor, tejiendo el entramado de cada escena, consigue diseminar por el libro como perlas que, esperanzado, deja caer para que quien venga detrás pueda, con suerte, recogerlas. Formar algo, como mínimo, tan grande como este pequeño libro.


Reseña publicada en anikaentrelibros

No hay comentarios: