6 de agosto de 2012

Te quiero aclarar de entrada

Quiero aclarar de entrada. Mis semanas comienzan en domingo. Son los lunes para todo el mundo, días en los que cada cual se dedica a sí mismo, a organizar sus cosas, el perfecto domingo. Como mis días libres son tres, puedo permitirme empezar por ahí. Acabo muy cansada de la concentración en cuatro días de un trabajo de cinco y, además, no hay peligro de convertir los sábados en domingos y quedarse con los verdaderos domingos colgado, fuera de planes, esperando el lunes con sensación de haber fracasado, sin tener otra jornada libre por delante, para trasnochar, para poder hacer infinita una noche a la semana. Al disponer de tres días para mí, comienzo descansando el primero, sin prisas, como se hacen las cosas que quieres que duren mucho. El siguiente día, vuestro martes, será el sábado, por tener otro día por delante y, a veces, algún miércoles se hace sábado sin más, por el hecho de no madrugar al día siguiente, casi siempre lunes.

No hay comentarios: