27 de septiembre de 2012

Conmoción



Lo que ha ocurrido en Madrid hace dos días parecía estar ocurriendo tan lejos, tan violentamente. No soy la única que ha pensado: Esto no puede ser, esta operación tan estudiada, este ataque tan desmedido y brutal, esta declaración de sus principios contra los nuestros. Esta forma tan provocadora que tienen de hacernos perder, por penosa que sea, el miedo. Porque no puede ser de otra manera. Cuantos más palos recibamos, más manos lanzaremos para pararles, más sentadas, más días delante de Congresos, más autobuses llenos de gente, más palabras, más indiferencia. Seguiremos haciendo las cosas a nuestra manera y que no se equivoquen; el mundo no es de quien lo paga, esto no ha ocurrido en la televisión, y cada día estamos más cerca. 


Me pregunto si saben ya, que no pueden parar esto.

No hay comentarios: