6 de enero de 2013

Año nuevo, día de reyes

Está bien todo esto de los cambios. Yo el "año nuevo, vida nueva" lo entono en dos ocasiones. A día de hoy, primeros de enero, y allá por agosto, día de mi cumpleaños. Así tengo más cambios. Los cambios están bien. Suponen un esfuerzo, una atención especial, te invitan a pensar. Comenzar de nuevo una y otra vez parece difícil, cuando en realidad es algo innato, es emocionante no saber qué podría pasar, tener que elegir, poder equivocarse, moverse deprisa, descubrir, al fin, que con cada cambio han llegado tantas cosas, tantos momentos pasados que, a nadie que le preguntemos, volvería atrás para rectificar una sola cosa de su vida, pues eso supone perder otras. Si uno no hubiera pasado por aquel desfiladero, ahora no se encontraría en este otro, donde las vistas son aún mejores.

No hay comentarios: