8 de abril de 2013

Semana en Sevilla

                 



Ha sido una semana loca. Llegué el lunes a Sevilla para el estreno de La dama, no sé si he visto la ciudad, no he salido del teatro. Lo primero: buscar el café más próximo al Lope de Vega, allí pasar muchos ratos, consumir cafés y palmeras y cigarros. Ha llovido mucho y también han sido los días más calurosos del año. Por fin. Por fin también el estreno, ver cuatro de las cinco funciones programadas. Pero primero, el montaje de luces. Colocar focos en el gran teatro, direccionarlos, abrir y cerrar compuertas, y camerinos, grabar memorias, la escenografía y el vestuario, las llegadas de otros miembros del equipo, Madrid a lo lejos, los actores, un lujo de actores, bellísimos, ah! el sonido, un ensayo general, y otro, y ya llegamos al miércoles, el estreno, los nervios de todos, la ciudad por ahí fuera, en algún lado, y el jueves, segunda función, llega el fin de semana, la gente que viene a vernos, mucho público, la conjunción de elementos, la magia del teatro.

No hay comentarios: