30 de mayo de 2013

Hoy es el último día del taller de dramaturgia con Sanchís Sinisterra. Se abre un largo verano por delante. La feria del libro de Madrid ofrece dos semanas de descanso, de tan ocupadas. Y está La dama de las camelias, que empieza a rular por ahí. He terminado de leer Las amistades peligrosas. Esperar hasta mañana para comprar nueva lectura es demasiado tiempo. Por casa se mueven, algunos ejemplares mendigando atención, y tiempo. No sé qué leer. Reseñas pendientes, nuevos textos de teatro, nuevos poemas. Dejarlo todo para el verano, porque esta tarde sé que nunca va a llegar.

No hay comentarios: