12 de junio de 2013

Hay quien sale y se compra una camiseta. Yo salgo y me compro todas las lenguas de los hombres, y, para vestir, utilizo esa blusita negra que ha guardado mi abuela tanto como ha guardado todos los años que yo tengo.


2 comentarios:

Miriam Tessore dijo...

suelo hacer el mismo trayecto y vuelvo con los mismos objetos de mi deseo.

saludos María

María dijo...

Somos muchos viajando de la misma manera, es un gusto encontrarnos por ahí :-)