8 de junio de 2013

Para los que se quedan en casa un sábado, decirles
que hay días de junio impropios,
que no todo está dentro ni tampoco fuera de casa,
que simplemente no está.
Que lo que parece aburrimiento ojalá lo fuera.
Que hay que animarse dicen, no lo digo yo.
La soledad de los otros, la miseria de los otros
es la mía.