1 de julio de 2013

Después de la primavera

Ha terminado junio pero yo sigo igual, sin tener demasiado en cuenta el día que es, la hora que es, las cosas por hacer. Esto último, y lo demás también, lo acabo llevando hacia delante, qué remedio, incluso con ganas, y ahora me doy cuenta de que es ya es julio y hace muchísimo calor, tanto, que necesito salir corriendo de Madrid. La vacaciones son más necesarias cuando una no está trabajando, no tener rutina es cansadísimo, es pensar más horas de lo normal, planear más de la cuenta, proyectar, inventar, hacer malabares, llenar el tiempo, empezar todas las cosas y no terminar ninguna, buscar salidas donde no hay más que agujeros, ahora triste, ahora contenta, todo bastante agotador. Una semana más de no hacer nada, y me voy, a ver si fuera de esta ciudad me encuentro.

No hay comentarios: