19 de julio de 2013

Idea Vilariño

Haberse muerto tanto y que la boca
quiera vivir un poco todavía.

---

Si la mano que abre
que distrae el destino
nos concediera un día.

---

...y quién 
soy de noche en mi casa
con los ojos cerrados.

---

...y esa estrella alentando
jadeando en mi ventana
me instala de repente
en medio de la noche terrible del espacio.

---

Es un espejo, y asusta.

2 comentarios:

Miriam Tessore dijo...

todos los poemas, y cada línea, cada verso, y su desesperación de saberse sin amor...Idea, una grande!

María dijo...

es enorme:)))