4 de noviembre de 2013

la intranquilidad de empezar

A falta de rutinas, divido la vida en etapas, en periodos de tiempo más o menos abarcables, por ejemplo, el que podría empezar hoy y hasta finales de año (luego, espero, habrá subdivisiones, es decir, cambios, sorpresas, destellos de vida emocionante). Esto es así porque hasta el 31 de diciembre se sucederán días de trabajo, de contrato temporal. Cuento a partir de este puente en el que he salido de Madrid (1), he entregado el poemario a la editorial (2), ha empezado el frío (3), siento que necesito urgentemente un cambio (4, 5, 6, 7...)

No hay comentarios: