12 de diciembre de 2013

Coger un avión también es esto

Cuando una no sabe qué escribir, no escribe nada. Así debería funcionar todo. No forzar. Una anda entretenida trabajando y el trabajo le chupa a menudo las energías. Las relaciones, en cierta medida, también. Todo debería poder matizarse. Llegan las navidades y yo voy a cruzar  el Atlántico, para olvidar que llegan las navidades, que se acaba el año y el trabajo. Sí, ése que me chupa las energías. Ya no tendré que cruzar la plaza, subir la calle y entrar en el edificio donde vivo a altas horas de madrugada, después de que unos piadosos compañeros de curro me acerquen en coche cuando salimos, cuando ya no hay transporte público en la capital de mi país. Voy a cruzar el Atlántico a ver si me inspiro, o no, o simplemente por cruzarlo y darme el gustazo, sin más, sin planearlo apenas, no como si no importara, sino como, qué sé yo, instantes, palabras, paseos, lugares, compañía.

No hay comentarios: