29 de enero de 2014

Relatos de mujeres 7 (VVAA)


Ha llegado con el correo este libro: Relatos de mujeres, de la editorial Torremozas. Podría titularse Siete autoras para siete relatos. Sin hablar aquí de antología, destaca la compilación de unas y otros, la suma y los pequeños hallazgos.
Los hay muy físicos y muy etéreos. De humor hilarante. Luminosos. Más descriptivos. Hay voces narradoras potentes y estilos claramente trazados en la trayectoria escrita de cada una; este libro es un mapa de carreteras en construcción que ya permite el tránsito entre algunos puntos.
Encontramos en él relatos inéditos de autoras como Patricia Figuero, Sara Medina o Tere Susmozas, a las que habíamos leído en la colección Tres Rosas Amarillas, en la revista Cuentos para el andén o la antología La carne despierta. Otros como el de Lita Pérez Cáceres forma parte del libro de la autora Cartas de amor y otros cuentos.
En este Relatos de mujeres, celebro el primer cuento publicado de Ana Gómez, Lepidópteros, una suerte de invención poética que se torna narrativa en su sentido, al igual que lo incomprensible se intuye o lo bello nos inquieta.
En la misma estela de construcción de realidad fugaz se sitúa el relato Refugios infinitesimales, de Patricia Figuero, en el que el trazado mismo de su escritura es como un rastro de partículas vivas, íntimas y pegajosas. De ambos destaca el lenguaje sobre la historia.
Más palpables son Trabajo, sofá y vinilos, de Patricia Martín Matas, en la que una mujer se reinventa como fórmula de supervivencia en una atmósfera de suburbano.
O Capitalismo salvaje, primer relato publicado de Eva Ortiz, que se desplaza a Rusia para enfrentar el comunismo al capitalismo en un combate en el que nos vendemos a nosotros mismos. Otro contexto para hablar de la actualidad.
Reflexiones de una mujer más que hermosa, de Sara Medina, narra, con cierto humor negro, la historia de una transformación; cambio de actitud y cambio físico se suceden en una peluquería.
El relato de la veterana Lita Pérez Cáceres, con más de veinte años publicando, El cuarto de la pasión, es la descripción y el retrato de una mujer, un lugar, una historia de amor, una convulsión política, social, definitiva y un pálpito que sobreviene a todo ello.
El sombrero, de Nuria Pradilla, una historia de espías y cambio de identidades con tintes fantásticos.
Cierra este volumen el relato de Tere Susmozas, Naufragios hacia un fondo de peces quietos. En la línea de otros relatos de la autora, crea imágenes de un simbolismo planetario que hace que el lector se encoja. Sus sociedades son casi la nuestra, amenazadas más allá de lo natural, al borde de una extinción imperceptible, cualquier parecido con la realidad es pura fantasía.

Reseña aparecida en Culturamas. Por aquí...

2 comentarios:

moderato_Dos_josef dijo...

Muy interesante María esta reseña que nos traes hoy. Entre los títulos de estos relatos aparecen algunos que me llaman la atención y sin duda serán muy interesantes; como Capitalismo Salvaje, de Eva Ortiz, que echa una mirada a la Rusia actual de Putin. El Cuarto de la Pasión, no sé bien porqué pero me atrae este título; y Naufragios hacia un fondo de peces quietos; ya que la fantasía siempre me ha impactado y seguro que es un relato fantástico.

Un abrazo.

María dijo...

Es un libro interesante, por el descubrimiento de algunas voces narrativas como las de esos cuentos que señalas. Un abrazo