14 de febrero de 2014

The Room. Trabajando para el diablo

La Casa de la portera pone por primera vez sus camarotes al servicio del teatro documental con la obra The Room. Trabajando para el diablo.

No le va nada mal la propuesta.

El espacio (mínimo, extraño) establece la cercanía entre actor y espectador prometiendo una experiencia brutal.

Un sicario no nace, se hace

Con más razón si quien tenemos enfrente es un asesino a sueldo del cártel mexicano.
Este es el testimonio real de su carrera en la tortura, el secuestro y asesinato por tráfico de drogas.
 
La función de un sicario es acabar con una persona de forma inmediata. Ya sea, por medio de un balazo, cuchillada o un golpe tan certero que no va a sentir más que eso…

Los materiales son: La entrevista que el periodista Charles Bowden le realizó en 2009: “Sicario, confesiones de un asesino de Ciudad Juárez“ (libro prohibido actualmente en México) y El documental cinematográfico de Gianfranco Rosi: ”El sicario, room 164”.

Informes policiales, transcripciones de juicios, declaración de testigos…y un lenguaje cruento y desnudo, Podía ganar 20000$ por un asesinato, con los que May Ríos y su compañía Phentesileateatro ponen en pie y en escena un hecho real; La confesión de un sicario (en un motel de carretera). 
 
 Agenda de Laplaya de Madrid. Por aquí...

1 comentario:

moderato_Dos_josef dijo...

Muy interesante y a la vez terrorifico...
Hace poco escribí un texto sobre los cárteles mexicanos. Si mal no recuerdo se titula: "Radiorama de una chingada." Utilicé mucho argot, que aclaro en una nota al final. También estuve recabando datos y me enteré de las cosas terribles que ocurren en México: descuartizamientos y demás salvajadas. Es el imperio del narcoterror que imponen mediante el uso indiscriminado de la violencia...
Dios quiera, si existe, que no nos pase nunca eso aquí. Somos un país susceptible de mafias, y ya tenemos unas cuantas por aquí; claro que, de momento, no llegan hasta aquellos extremos.
Voy a ver si animo a alguien a que se venga conmigo.

Gracias por el post.
Un abrazo.