1 de mayo de 2014

el discurso de los días festivos

Hoy he venido sin muchas ganas de escribir, lo he hecho por desidia, por inapetencia, por soledad, por eso que tienen los días festivos de depresivos. Más cuando hace un sol radiante, y no hay plan, hay asuntos pendientes y algo que querría ser resaca. Así que me acuerdo de los libros, los recién leídos y los que podría estar leyendo ahora, pero no me apetece. A riesgo de cansar, del tono, del discurso de siempre. A falta de contar, de desvelar, de poco parece servir y de poco sirve.

No hay comentarios: