12 de junio de 2014

Días de juventud

Anoche fui al cine a ver Hermosa juventud, de Jaime Rosales. Vi su primera película hace años, Las horas del día, también una noche solitaria tirada en la cama de mi antigua casa, en un ordenador encima de un cogín encima mío. Aquella experiencia me había encantado. Creo que La soledad, otra de sus películas, también llegué a verla. O me quedé con las ganas. La de ayer me recordó a algún documental extranjero en el que dos jóvenes luchan unas vidas muy alejadas de la mía, en una ciudad hostil también muy lejos de aquí. Descampados, abandonados al este de Europa, al norte: Ucrania, Polonia, Rumanía, Alemania también, por el frío, por el final de las cosas, de la película, de las personas. Pero resulta que ocurre en Madrid y es muy triste, desconocido y dramático.

No hay comentarios: