16 de julio de 2014

Desde el lugar donde trabajo a las ocho de la tarde

A veces escribo aquí simplemente para recapitular mis acciones, cuando creo que no estoy haciendo mucho, para convencerme de que sí. Que había olvidado o pasado algo por alto. O para tantear cómo está el pulso. También cuando debería estar escribiendo en otra parte, frente a ningunos ojos todavía. Pero no importa, ya estoy aquí. Hay veces que empiezo a escribir y acabo una línea, y lo borro. Parece que no estoy cuando hace tiempo que no publico. Pero estoy escribiendo. Estoy trabajando. Estoy visionando videos e imágenes la mayoría del tiempo. Estoy en Madrid. Terminando de leer Zama. Buscando nombres para perros. Leyendo a los latinoamericanos, reconociéndolos, degustándolos. Soñando un viaje. Escribiendo unos fragmentos de poemas para un espectáculo en septiembre. No voy al teatro ni al cine. Ni a la piscina ni al campo ni a la sierra. Voy al trabajo, vuelvo del trabajo. Trabajo también algunos fines de semana. Me gusta quedar para comer, aunque sea pronto y después tenga que irme al trabajo. Aquí en el trabajo veo muchos videos. El aire acondicionado es tan fuerte que tengo que venir con zapato cerrado, manga larga. Tengo un moco en el oído.

2 comentarios:

Miriam García dijo...

Todo pasa y nosotros siempre tenemos tiempo para ti! Lavapies, chalet, pueblo donde sea!! Cuídate moco!
P.d: ayer estaba más inspirada jeje. Pero me ha gustado mucho lo que has escritooooo

María dijo...

y a mi también me encanta que me escribáis:-))))) un beso!